«Todo lector está obligado a leer Olalla; todo escritor tendría que intentar escribir una historia de misterio como esta, con el magistral ritmo de Stevenson». Sir Arthur Conan Doyle

Uno de los grandes relatos de Robert Louis Stevenson, ambientado en un caserón español.

Siguiendo las recomendaciones médicas, un oficial escocés herido en combate y que necesitará un largo período de convalecencia accede a convertirse en el huésped de una familia que vive en un gran caserón fortificado en un remoto rincón de España. Según le han dicho, en la casa, muy deteriorada por el tiempo, solo vive una madre con sus dos hijos: Felipe, de pocas  luces, y Olalla, de la que apenas se sabe nada, últimos supervivientes de esta estirpe venida a menos, víctima de los excesos y la endogamia. Pero antes de entrar en la fortificación, el oficial  tendrá que aceptar una condición previa: deberá renunciar a mantener cualquier tipo de relación con la familia.

«Su belleza se iba apoderando insidiosamente de mi corazón, acallándome un escrúpulo tras otro. Aunque sabía que amar a una mujer así equivalía a firmar la sentencia de mi propia  degeneración, también sabía que, de estar viva, la amaría inevitablemente.»